Imagen de archivo web.

El domingo en la noche, Cristian Heredia (21), falleció tras caerse de un vehículo en movimiento cuando uno de los cauchos explotó en la carretera nacional de Tucupita.

Hasta este martes al mediodía, su cuerpo seguía en la comunidad de Janokosebe. La fosa tiene un costo de 250 mil bolívares, sus familiares no tienen como cubrirlo.

Han acudido a la gobernación del estado Delta Amacuro, alcaldía del municipio Tucupita, Consejo Legislativo Bolivariano del estado Delta Amacuro, y nadie ha respondido satisfactoriamente,

Todos los estamentos visitados habrían afirmado que no tienen recursos para este tipo de situaciones. Mientras se espera por una respuesta, el cuerpo va rumbo a cumplir 72 horas.

Este no es el primer caso que ha alcanzado el límite de la descomposición natural de un cuerpo, casos recienten, demuestran lo reiterativo de este tipo de incidentes en la comunidad indígena.

Loading...
Compartir