La educación y la salud, han sido los puntales de una investigación que ha desnudado una crisis que ya ha sido vista en Delta Amacuro, pero no ha sido abordada con tanta amplitud, y cercanía como lo ha hecho el observatorio de Kapé Kapé.

Armando Obdola Bello, Lepna Páez, y Melquiades Ávila, presidieron el “Foro Sobre Derechos de los Pueblos Indígenas en Delta Amacuro”.

Las ponencias estuvieron a cargo de Dr. Renaldo Márquez con el “Escenario Actual de la Población Indígena del Delta: desafíos, retos y futuro”; mientas que José Nevada, realizó la relatoría sobre “Indicador de la Capacidad Resolutiva de Atención en Salud Pública y Educación en Delta Amacuro”.

Un panorama dramático ha sido expuesto tras varios  meses de investigación por parte del primer observatorio oriental que ha conformado Kape´Kapé en Delta Amacuro, con especial enfoque hacia comunidades waraos del bajo Delta.

Salud

El periodo que comprende entre el 2007 y el 2017, ha sido el lapso de mayor crecimiento de casos de VIH-Sida en la población warao.

60 niños fallecieron en tan solo un año en la comunidad de Jojene, municipio Antonio Díaz, parroquia Manuel Renaud. Este número permite deducir que en promedio, cinco niños murieron cada mes, y uno semanal. Se trata de un número alarmante y denigrante.

Los meses mayo, junio, y julio se convierten en la primera temporada del año que presenta un aumento descomunal de casos de diarreas ante el estancamiento natural de agua en los caños deltaicos. Esta misma situación se presenta durante los meses octubre, noviembre y diciembre.

Se detectó que el envío de medicamentos a zonas indígenas no responde a la necesidad real de la población, es decir, no se envían medicamentos para que las enfermedades que padecen  la mayoría.

Ante la crisis en las droguerías en el país, los tratamientos son profilácticos, lo que implica que un tratamiento que debe extenderse por 14 días, son aplicadas durante tres días. Esta realidad corresponde a la actualidad venezolana.

Un gran parte de quienes migran hacia las zonas mineras, retornan contaminados con el paludismo.

La diarrea y el vómito, se han convertido en la primera causa de muerte de los niños waraos, una patología que es prevenible y altamente tratable. Uno de cada cinco niños muere por diarrea.

Dos reportes llaman poderosamente la atención. El aumentos de los infartos y la diabetes, patologías atípicas en los originaros. Estos casos fueron registrados en dos comunidades indígenas en el municipio Tucupita.

El ambulatorio de Volcán, y el demolido ambulatorio de salud en Yakaiyene, dieron estadísticas que respaldan la afirmación, y se presume que haya ocurrido por el consumo de gaseosas y otros dulces de origen industrial

Educación

Niños waraos de 12 años no saben leer, esta población fue detectada en el municipio Pedernales, y en el 2004, el gobierno nacional decretó a Venezuela como territorio libre de analfabetismo. Mientras que en el 2013, Delta Amacuro fue engrosado en la lista de estados libres de analfabetismo.

8 de cada 10 escuelas en el municipio Pedernales, están obsoletas, mientras el porcentaje mínimo de ellas, funciona bajo una falta de higiene preocupante, es el caso de las escuelas de Winamorena I y II.

La escuela de Musimurina, en el municipio Antonio Díaz, Delta Amacuro, esta por derrumbarse, y así ha permanecido desde el año 2012.

La generalidad de la situación educativa, es descrita por los casos anteriores, y por la similitud que presentan cada uno de ello.

 

Loading...
Compartir