Foto de archivo web.

La gobernadora deltana designó a la Milicia Bolivariana para que llevara el control del surtidor de combustible en Volcán, Tucupita. Meses después,  la Zona Operativa de Defensa Integral, Zodi 61, asumió  la responsabilidad.

En agosto de 2016 la mandataria del estado Delta Amacuro determinó que varios organismos públicos llevarían la administración de la estación de servicio de Volcán, puerto que abastece de combustible a gran parte del sur de Monagas,  el Delta Medio y Bajo.

Las anormalidades eran incontrolables, de acuerdo con las denuncias de los originarios y campesinos que viajan a diferentes partes. Un grupo irregular de La Playita bajo el supuesto apoyo de algunos efectivos de la Guardia Nacional, empeoraban el escenario de caos y tráfico.

Tras la decisión de Lizeta Hernández, la situación mejoró, la distribución era fluida y no se “desaparecían” cantidades incuantificables de combustible.

Actualmente los verdaderos viajeros culpan al propio comandante de la Zodi 61 del estado Delta Amacuro de promover irregularidades, así lo informó la señora que se identificó con el apellido Ávila. La ciudadana asegura tener pruebas de los presuntos hechos cuestionables y exigió a  la máxima representante política de la entidad, establecer nuevos mecanismos de control. Ellos quieren que vuelvan los Milicianos, o en todo caso los entes que inicialmente estaban.

Ávila advirtió que ha recibido amenazas por parte del General de la Zodi por intentar apoyar a los viajeros. Además reveló que se prioriza las embarcaciones con claras evidencias de estar inmersos en supuesto contrabando.

Volcán recibe el año 2017 con pugnas por el combustible en una estación de servicio que desde hace 17 años presenta evidentes vicios que se controló solamente por cuatro meses del año 2016.

Escucha a la denunciante:

Loading...
Compartir