Llavero extraviado.

Un señor que tiene como negocio la venta de popeyos, comunicó que en uno de sus recorridos por La Perimetral el pasado lunes, una dama se le habría acercado para posteriormente comprarle unos “popeyos”.

Una vez adquirido el reconocido helado, la señora continuó su camino con rumbo desconocido, olvidando así sus llaves. El vendedor al percatarse de que la cliente había extraviado su llavero, hizo llegar el manojo de llaves a las oficinas de Tane tanae y así hacerle saber a  la ciudadana que sus llaves se encuentran en la institución de radio Fe y Alegría de calle Petion.

 

Compartir