Ministro de la Defensa, Padrino López. Foto de archivo web.

Nota publicada el 10 de abril de 2017.

El jueves 6 de abril de 2017, el actual ministro de Defensa venezolano Vladimir Padrino López visitó el estado Delta Amacuro, y aunque los medios de comunicación privados no fueron invitados, oficialmente se publicó que el arribo del militar obedeció al lanzamiento del “Gobierno de Eficiencia Militar de Calle”.

Las gráficas evidenciaron  al alto mando militar del estado Delta Amacuro mostrando la capacidad de organización que también pueden tener en otros ámbitos de la realidad venezolana; mientras eso ocurría, en la frontera de Venezuela con Guyana, más personas abarcaban más territorio venezolano.

En el año 2014, durante el simposio organizado por la institución edu-comunicativa Fe y Alegría Tucupita, el diputado Henry Hernández, denunció la supuesta invasión masiva de guyaneses que permanecían en Curiapo  sin traba alguna. Hernández consideró esa anormalidad como un acto deplorable dado el conflicto histórico territorial con Guyana. Quien para ese entonces representaba al Delta en la Asamblea Nacional por el partido político, UPV, instó a las autoridades como el Saime, establecer una oficina en esa comunidad por la misma irregularidad.

Ese mismo año, el dirigente de la organización Consejo Nacional Indio de Venezuela por el estado Delta Amacuro, Alexis Valenzuela, denunció públicamente la penetración planificada que habían emprendido algunos guyaneses. Valenzuela reveló que estos ciudadanos contraían concubinato con indígenas warao con el objetivo de no tener problemas legales de estadía.

Las afirmaciones de los dirigentes que, a pesar de pertenecer a los grupos afectos de la revolución, ponen en evidencia  el abandono de la frontera venezolana por el estado Delta Amacuro.

La acción militar en zonas vulnerables de la frontera a través del estado Delta Amacuro es casi nula y así lo dan a conocer habitantes de Guayo, San José de Amacuro y Curiapo.

En abril de 2016 un residente de Curiapo reveló a tanetanae.com que, a diferencia de los efectivos militares venezolanos, la Policía Nacional de Guyana, está mejor equipada y organizada para defender su territorio.

“Una vez  por las marejadas medio pasamos la línea y allí mismo fuimos abordados por la policía, nos dijeron que qué hacíamos allí, nosotros dijimos que estábamos visitando La Línea. Chamo te voy a decir algo, ellos están pilas de un mínimo movimiento, en cambio notamos que de allá pasaban para acá botes y botes de mercancías y los guardias de Venezuela no hacían nada, y tú ves donde están los nuestros y están menos equipados que ellos”, dijo.

La Guardia Nacional es el componente militar que más presencia tiene en el estado Delta Amacuro, pero estos no cuentan con equipamiento que amerita tener una zona fronteriza. Sobre este tema de abordaje ya se  ha pronunciado el profesor universitario Zoilo Sarabia.

El 3 de marzo de 2017, el exDisip aseveró que las fuerzas de seguridad en Delta Amacuro no están en la capacidad para detener el avance de grupos irregulares, haciendo referencia a la vulnerabilidad que posee la entidad en materia de seguridad y resguardo de soberanía. Aunque reconoció el trabajo de algunos componentes de la Guardia Nacional, aseguró que no cuentan con equipamiento adecuado y otros elementos para frenar los presuntos cárteles de Colombia y África que estarían operando desde el Delta.

El 9 de marzo de 2017, el residente de San Francisco de Guayo, Geremías Robles, desmintió al director de salud del estado Delta Amacuro que había asegurado que a través de los componentes militares, se mantenía un sistema de ambulancia en comunidades como, Guayo y Curiapo, aun cuando no tenían una embarcación para tal fin médico.

Robles reveló que la Guardia Nacional ni la Armada, componentes militares que  están en Guayo, cuentan con embarcaciones adecuadas para cumplir con los trabajos de prevención y seguridad a pesar de que estas comunidades están cerca de la frontera.

Sobre lo dicho, el habitante explicó que la  Guardia Nacional no tiene una embarcación equipada y la Armada solamente tiene “una curiarita” con un motor 40 Hp.

De acuerdo con un informe presentado por la ONG Provea en 2016, en los últimos 15 años, Venezuela ha invertido en gastos militares 5.620 millones de dólares.

Venezuela le compró más armas a Rusia, China y España. El país gasta más en este tipo de iniciativas superando a Chile y Colombia, revela el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (Sipri).

“En el 2016 el presupuesto al Ministerio de Defensa se le asignaron Bs 85.377.082.544. La cartera ocupó el cuarto lugar en el presupuesto, y recibió 193 veces más dinero que la Defensoría del Pueblo. Con eso se podrían haber construido 112.400 apartamentos de la Gran Misión Vivienda Venezuela, 56 hospitales de 220 camas cada uno y 4.257 liceos, de acuerdo a los valores que el mismo gobierno le ha asignado. “El militarismo es costoso, y mucho, dijo Rafael Uzcátegui presidente de Provea en una publicación hecha en el medio digital, Efecto Cocuyo.

La frontera de Venezuela con Guyana está descuidada en el estado Delta Amacuro, la zona de facto Kumaka mantiene un gran número de ciudadanos guyaneses, se habla el inglés y la moneda dominante es el dólar.

Loading...
Compartir