Foto de archivo web.

A pesar de la situación por la que atraviesa el país, muchos deltanos hacen lo posible para mantener su negocio.

Varias empanaderas del centro de Tucupita aseguraron estar resolviendo sus insumos con la masa de maíz pilado, aunque también revelaron que sacrifican sus propias harinas otorgadas por el Clap:

“Si no conseguimos la harina en los abastos, hacemos las empanadas con la harina pan de las bolsas que nos venden los del Clap” fue lo que manifestó una vendedora de empanadas.

Otros señalaron que los productos como el aceite y la harina, los adquieren de los denominados bachaqueros. Esta situación ha traído como consecuencia el alto costo de las arepas y empanadas en Tucupita.

Compartir