Foto de archivo web.

El pago a los trabajadores dependientes del Ministerio de Educación ha colapsado el comercio en Tucupita, los automercados y las panaderías son los más abarrotados.

Ambos sectores se han visto en la necesidad de laborar con las puertas cerradas, y restringiendo el paso de los clientes.

La medida ha sido tomada para garantizar el orden y el control dentro de los comercios. Las colas para el pago son lentas y largas, mientras Tucupita se ha quedado sin efectivo.

Los avances de efectivos, ya no son alternativas para quienes buscan dinero, al menos  durante las últimas semanas, estos se han visto muy reducidos.

El pago con transferencias y puntos de ventas son las maniobras que permiten al comercio sobrellevar la alta demanda de alimentos y productos de panaderías.

Por otra parte, los comercios licoreros, zapaterías y las tiendas de ropas, han reportado un auge significativo de demanda, pero sin alcanzar el  nivel estratosféricos como los que experimentan las panaderías y los automercados a tal punto que deben laborar a puertas ajustadas y restricción de clientes.

Loading...
Compartir