En el 2017 el hambre pisó los talones de los deltanos

Corrió tanto que nos alcanzó.

Hace mucho que nos perseguía, este diciembre nos redujo sin conmiseración alguna. Comemos menos y peor, con serias deficiencias en la dieta.

El Clap y los alimentos del campo deltano no fueron suficientes, la talla abdominal descendió y la musculatura se desvaneció, cada vez hay menos forzudos y forzudas. Y eso que el Delta, cabe decirlo, ha sido uno de los mejor surtidos del país, y un estado en el que aun se consiguen ciertos rubros con precios por debajo de la media nacional, la carne y el queso, por ejemplo.

Los anaqueles de los abastos están vacíos y los bachaqueros, palabra que se instaló en nuestra conciencia como un presagio de dura tormenta, representan el peor de los males necesarios en los tiempos que corren y los prófugos más esquivos de nuestra justicia.

Cada vez más niños pueblan nuestras calles y hurgan en la basura. El sueldo cubre apenas dos días de la quincena y el pollo voló con la carne entre sus garras apareciendo una o dos veces por mes.

La situación agobia y no hay forma ni manera de combatirla, por fortuna, Dios no abandona a los suyos, difícilmente el 2018 pueda ser peor, ojala notemos una mínima mejoría.

Toda crisis encierra una enseñanza, la de esta no la observamos, habrá que verla con lupa.

 

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta