En el 2017 la seguridad deltana osciló entre la efectividad y el maquillaje de cifras

Durante el pasado año hubo un esfuerzo sostenido por mejorar la seguridad. También, en la misma medida, se aplicaron prácticas comunicacionales orientadas a maquillar las cifras.

Jamás sabremos a ciencia cierta cuál fue la relación entre el número de las denuncias y el de los casos resueltos, una aproximación a vuelo de pájaro, sobre la base de contactos informales con víctimas del delito, nos indica que apenas un tercio de los casos encontraron solución.

La espectacularidad fue otra de las políticas implementadas, pomposos despliegues policiales cada fin de semana con más fines publicitarios que la firme pretensión de aplicar la ley, se constituyeron en la norma. Más que minimizar el delito, se quiso transmitir la sensación de que se lo está combatiendo y se trabaja en función de reducirlo, los resultados fueron dispares, mas fue lo que se silenció, que lo que se logró, eso sin contar las numerosas denuncias sobre presuntos excesos por parte de funcionarios policiales y militares. Una breve consulta en espacios públicos, nos indica que muy pocos creen que realmente haya habido una reducción sustancial de la actividad delictiva.

Donde sí se puede afirmar, comparativamente hablando, que se produjeron avances, fue en cuanto al menor número de muertes violentas, por vez primera en los últimos cuatro años nos ubicamos muy por debajo de la media nacional en cuanto a la cantidad de homicidios. El Delta pasó a ser nuevamente uno de los menos violentos del país.

En ese apartado, personeros del sector, opinan que pudo deberse a que en el primer semestre del año cayeron en “presuntos” enfrentamientos con los cuerpos de seguridad, varios antisociales sindicados de sembrar el terror en nuestras calles.

En este 2018, a pesar de la reciedumbre de la crisis, las autoridades recién electas introdujeron proyectos en instancias nacionales a fin de que se aprueben recursos que permitan reforzar el equipamiento, recuperar los vehículos y adquirir nuevas unidades, y dotar de equipos para la comunicación que fortalezcan el sistema de patrullaje inteligente y la modalidad de cuadrantes de paz promovidos desde el ministerio.

También se presenta la novedad de la pretendida interrelación entre los cuerpos de policía estadal y municipal, bajo la premisa de instituir en todos los ámbitos públicos “un solo gobierno”.

En fin, con sus mas y sus menos, tras un suficiente el pasado año, esperamos por un anhelado excelente una vez que alcancemos el día 365 de este nuevo ciclo. Son nuestros más sinceros deseos.

Loading...