El hermano Jaime Puertas, volvió una vez más al Delta.

La primera visita data de 41 años atrás, en 1978, cuando vino a fundar la iglesia Luz del Mundo en Tucupita.

Lo hizo en el mismo lugar con una marcada diferencia, en aquel entonces el polideportivo era un peladero.

Enfrente quedaba la comunidad vulgarmente conocida como Huevo Pelao, que por obra y gracia de una consideración casi cristiana, fue rebautizada San Juan.

Con el mismo carisma de siempre, llenó casi por completo la cancha de futbol este domingo 10 de noviembre de 2019 en horas de la noche, rodeado de más de 5.000 personas.

Con una obra evangélica mundial, desplegada en cuatro continentes, 84 años a cuestas y una vitalidad ganada por mitad con la fe y por mitad gracias a un estilo de vida vegetariano, que lo ha llevado a cosechar con sus propias manos moringa, miel, espinacas, y otras especies fruto de la tierra, continua su recorrido por el planeta.

En la masiva concentración, en compañía de su hijo, el pastor Juan Bank, y de varios de los líderes tutelares de su movimiento, efectuó la curación multitudinaria que practica desde hace años y que le ha prodigado un notorio reconocimiento. Como resultado, más de 20 personas manifestaron en tarima haber sentido una diferencia sustancial entre el antes y el después.

Hace 41 años instaló una célula y hoy son más de 20 las que hay en el Delta. Su hijo espiritual, el pastor Iván Pereira, recibió el testigo más de dos décadas atrás y fue ungido nuevamente en virtud del crecimiento de la iglesia. Multiplicó los talentos y va camino de recorrer el orbe como Puertas.

Aunque tengamos crisis, tenemos fe, nada nos faltará.

 

 

 

 

Loading...