7.000 plantas de ocumo blanco florecen en anexo femenino del retén de Guasina

Los internos del retén de Guasina, en Tucupita,  ven como sus esfuerzos van rindiendo frutos.

Las que fueran áreas improductivas, llenas de monte, van convirtiéndose en terrenos fértiles que proveen de alimentos saludables a la población carcelaria.

El anexo femenino del retén, actualmente sin retenidas por encontrarse en proceso de reconstrucción, fue aprovechado sembrando diversos rubros en los patios que bordean el módulo.

En el marco del plan de aprovechamiento de los espacios cultivables que adelantan los internos fueron sembradas 7.000 plantas de ocumo blanco.

Con importantes metas por delante, esperan por el donativo de semillas para elevar la producción agrícola a fin de cubrir las necesidades alimentarias de los internos.

La siembra de rubros agrícolas se suma a la cría de cerdos y bucerros que proveyeron la carne para las hallacas que se multiplicaron en la festividad de fin de año pasado.

Según José Miguel Romero Caldea, líder de Guasina, en los espacios que aún quedan sin aprovechar irán incorporando nuevas especies para disfrutar de una dieta balanceada, “en Guasina reina la paz, vivimos con orden, hacemos el bien a quienes podemos y sembramos en cantidad para poder tener acceso a buenos y suficientes alimentos, todo lo que se hace aquí adentro lo hacemos nosotros demostrándole a la sociedad que si podemos cambiar y que deben contar con nosotros”.

Compartir contenido