Arreglo de cortesía.

Con sus muletas andaderas, visitaba cada sábado los salones de clases de Fe y Alegría, en Tucupita. Sus excompañeros de orientaciones, así como todos los docentes que tuvieron la gran oportunidad de conocer un ser humano ejemplar, lo recuerdan con un emotivo mensaje.

Ir a descargar

 

Loading...
Compartir