Foto: archivo.

El precio de los productos alimentarios en los diferentes locales comerciales de Tucupita, ha hecho que las personas opten por exigir comida, en lugar de dinero en efectivo o transferencia. Un paquete de algún rubro vale más que un pago en bolívares, que se devalúa con el paso de las horas.

El señor José Márquez, vecino del sector Paloma de la carretera nacional de la capital deltana, relató la mañana del lunes 14 de octubre que, cada vez que terminan de hacer un trabajo, ha tenido que exigir como pago, algunos productos alimentarios.

“Yo cada vez que termino un trabajo pido comida, en vez de dinero”, señaló el abordado.

Márquez tiene 40 años de edad, y desde hace varios meses, se ha dedicado hacer trabajos de cualquier envergadura, para así mantener su familia.

Hace unos días él realizó un trabajo en un negocio de Tucupita, donde le iban a pagar un total de 300 mil Bs.

“Preferí decirle que me diera todo eso en comida”, admitió.

Loading...
Compartir