Una camilla en el hospital de Tucupita / Tanetanae.com.

Javier, un padre deltano que descansaba en la plaza Bolívar de Tucupita, lamentó que una de sus hijas que tiene recluida en el hospital Dr. Luis Razetti de la localidad, apenas reciba hidratación con suero. El resto de los medicamentos los ha tenido que pagar de su bolsillo.

“Yo tengo a mi hija hospitalizada, a mi hija solo le ponen suero en el hospital de Tucupita, allá no hay medicinas y yo no tengo cómo conseguirle los medicamentos”, lamentó el deltano, mientras parecía almorzar un pan canilla.

El hombre afectado dijo que es muy difícil atender a algún familiar enfermo en la actualidad, porque los centros de salud carecen de fármacos.

“No hay medicinas, ah, y tampoco hay comida,  no sé cómo vamos hacer”, dijo Javier, quien tiene que esforzarse en conseguir los medicamentos necesarios.

Las carencias de fármacos y materiales médicos en el hospital de Tucupita, han sido cuestionadas por varios deltanos. Se ha podido conocer casos donde los pacientes de traumatología deben conseguir sus propias gasas, de no poseerlas, no reciben ninguna cura por parte de los médicos o enfermeros.

No todos los deltanos pueden tener acceso a las medicinas, mucho menos aquellos que apenas perciben un salario mínimo, ya que un jarabe para la tos puede superar los 150 mil bolívares y 10 pastillas de algún antidiarreico mantienen precios que van de, 130 a 145 mil bolívares en las farmacias de Tucupita.

Loading...
Compartir