Aqua Clear no descansará. Cumplirá con el colectivo a lo largo del día y con el Creador en las tardes.

Es importante tener la anuencia del pueblo y la bendición del Señor, ambas son igual de necesarias cuando de una empresa recién constituida se trata.

En plena calle Petión, en la que fuera la calle de los restaurantes –a su lado existió El Padrino, casi enfrente estuvo Rosty Express, que aun prepara comidas por encargo, y en diagonal queda Don Pedro-, ofrece agua higienizada, que compite por el renglón de la más limpia y saneada de Tucupita.

Seis fases depuran el vital líquido: es de pozo, se desbarra, se calienta aplicándole la luz de una lámpara, se filtra con ozono, se deposita en un tanque alargado para que se desprenda de cualquier partícula suspendida enviándola al fondo y, por último, al igual que a lo largo de todo el proceso, se envía al botellón a través de tubos sin rosca que no acumulan residuos en las codos, ya que son unidos y sellados mediante calor.

Ahora ofrecen un nuevo servicio, el lavado de los botellones a un módico precio.

Un detalle importante, aceptan efectivo y transferencias, y pronto tendrán punto de venta.

La hermosa Zunilde y el popular Ramón, en compañía de toda su familia, los invitan a darse una vuelta y experimentar con un agua 100% libre de bacterias y color de manantial.

En tiempos de enfermedades infecciosas ocasionadas por los líquidos impuros, el agua libre de organismos y residuos es garantía de salud, algo que Aqua Clear te garantiza.

Es por eso que dice Ramón, “Aqua Clear, más que agua es salud, y la salud no tiene precio”.

 

Loading...