Yoan Rodríguez/Tanetanae.com

El maestro Yoan David Rodríguez, quien dirigió los grupos: “Cantorías del Orinoco”  y “Niños Cantores del Orinoco”, en el municipio Tucupita, informó que habría sido excluido de algunos beneficios gubernamentales por funcionarios del Estado, lo que provocó el abandono a las tarimas de sus grupos.

Rodríguez explicó que tres funcionarios del Estado y una ex funcionaria de cultura en Delta Amacuro, le habrían negado los apoyos que solicitaba para sus dos grupos, sin embargo, estos nunca accedieron.

El maestro asegura que fue “apartado” por sectores del oficialismo, tras varios incidentes como la negatividad de asistir a actos políticos y comentarios críticos a través de las redes sociales.

Yoan Rodríguez, comentó que no puede revelar nombres por carecer de pruebas y por resguardo personal, pero que los funcionarios políticos habrían dicho lo siguiente:

“Yoan Rodríguez no está con nosotros (los revolucionarios), por lo que él no debe recibir apoyo alguno si no lo contrario”.

Entre la crisis nacional y el desprecio de los gobernantes, progresivamente causaron la merma de las actividades y el financiamiento del instituto impulsado por su director. Aseguró.

“El cese de nuestras actividades en la ciudad obedecen lamentablemente a razones políticas, sin dejar a un lado la fuerte crisis que aqueja a los venezolanos”, señaló Yoan David.

Todo surgió cuando varios deltanos supuestamente especularon sobre su rotura con los escenarios, donde afirmaban que todo era a causa de la crisis a la que está sometida Venezuela.

Al maestro de canto le suspendieron un sueldo que percibía a través de la gobernación del estado Delta Amacuro, que utilizaba para invertir en las actividades de cantos, así como también, los funcionarios políticos empezaron a negarle la venta de comidas que suministra los Clap.

“No importó que la Fundación Instituto Cantoría del Orinoco atendiera a más de 70 personas entre niños, adolescentes y adultos. Tampoco importó que su nivel artístico incluso fuera galardonado en festivales internacionales, siendo embajadores culturales del Edo. Delta Amacuro, no importó la frescura, la originalidad e innovación que sus agrupaciones trajeran y aportaran para la vida artística y cultural de Tucupita. Lo que realmente importó fue la intolerancia política y los intereses oscuros que impulsaron los ataques desde sectores del gobierno para destruir un emprendimiento por llevar adelante la misión de ofrecer formación, cultura y paz a nuestros ciudadanos”, enfatizó el maestro Yoan David Rodríguez.

Loading...
Compartir