La Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA), que reúne a acreedores, volvió a aplazar una decisión sobre si la estatal venezolana PDVSA entró en cese de pagos y dijo esperar más informaciones.

En un escueto comunicado la entidad informó que se reunirá nuevamente el jueves en Nueva York “para continuar las discusiones” y determinar si los acreedores pueden activar los seguros (credit default swap).

“Mientras el comité trabaja para obtener información clara sobre el calendario de los pagos efectuados por el agente pagador, (…) ha decidido posponer realizar un voto sobre esta cuestión”, indicó la entidad.

Por ello, anunció la decisión de retomar su reunión de análisis el jueves.

El ISDA inició el lunes el análisis de la deuda de Venezuela.

La reunión de este martes tuvo lugar después que la agencia calificadora Fitch rebajó la nota de la estatal PDVSA de “C” a “RD”, el grado de Default Selectivo.

Fitch consideró que tenededores de deuda recibieron sus pagos con retraso.

Por su parte, la agencia Standard & Poor’s (S&P)  había declarado a Venezuela en default parcial de su deuda externa.

Según S&P, el gobierno venezolano no logró efectuar un pago de 200 millones de dólares aún después del período de gracia de 30 días.

Estos anuncios ocurrieron en una coyuntura de enorme inquietud sobre la capacidad venezolana de pagos de sus obligaciones. El gobierno esta empeñado en un esfuerzo negociador para reestructurar su deuda, que asciende a unos 150.000 millones de dólares.

Venezuela tiene por delante pagos por 1.470 millones de dólares hasta fin de este año, y por 8.000 millones en 2018, pero sus reservas internacionales ascienden apenas a unos 9.700 millones de la divisa estadounidense.

Loading...
Compartir