El partido AD aspira conquistar el poder en el Delta

Los adecos son bien atrevidos, no cabe otra palabra

En horas de la noche de este jueves vimos uno de los vehículos más emblemáticos del AD tucupitense, estacionado a las puertas de la alcaldía capital.

En plena puerta, seguro al abrigo de González y compañía.

Le perdieron en definitiva el miedo al gobierno y todo lo que representa, son unos artífices de la provocación.

Cualquiera pensaría que estaban reunidos con el ciudadano alcalde, sin embargo pudimos constatar que visitaban a la vecina de enfrente.

Además no son tan caídos de la mata los adecos, no anhelan un caparazón quebrado, el cascaron vacío de la administración municipal, añoran la gobernación.

Llámenlos tontos.

 

Loading...