Adaptarse a la dolarización o morir de hambre

No todos pueden adaptarse a la dolarización en Venezuela, pero aun así, hay personas que hacen el intento para no morir de hambre.

Salir a “rebuscarse” de alguna manera o esperar por las remesas de parte de algún familiar en el extranjero, son algunas de las alternativas a las que recurren los afectados.

Eudys Zorrilla, un vecino de la Av. Arismendi de Tucupita, dijo que una de las alternativas que tienen para adaptarse a la dolarización, es contar con las remesas de parte de algún familiar que haya migrado a otra nación, de lo contrario, sería más difícil.

Aseguró que tiene tres sobrinas que migraron a Trinidad y Tobago. Ellas envían dinero mensualmente a su familia, por eso han logrado sobrevivir “por ahora”, dice.

“Solo alcanza para algo, aunque no es mucho tampoco. Los únicos que pueden adaptarse a los precios dolarizados son los que tienen familiares en el extranjero, porque si tú vas a comprar algo, solo te hablan de dólares”, lamentó el ciudadano.

Por otra parte, una persona que se identificó como José Antonio y que reside en la comunidad de Santa Cruz, destacó que salir todos los días a vender café hecho, cigarros y galletas, es como intenta  adaptarse a la dolarización en el estado Delta Amacuro.

Resalta que si no saliera a trabajar todos los días, no pudiera soportar la situación país, por eso, todos los días recorre el centro para expender sus productos.

Él es obrero del Ministerio de Educación en el estado Delta Amacuro, y al percibir un salario que no cubre sus principales necesidades, ahora se dedica a vender café hecho y otros productos en Tucupita desde noviembre del 2021.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta