Puerto de Volcán | Foto: archivo.

Pisar la ciudad capital del estado Delta Amacuro es una aventura que inicia la tarde anterior al viaje: el conteo de litros de gasolina disponible, las condiciones del motor fuera de borda, la revisión de la embarcación, la ubicación de los bidones dentro de la lancha, y finalmente, la elección de la hora de acuerdo al tiempo atmosférico.

En lanchas rápidas, son tres o cuatro horas de navegación con rumbo fijo a los caños del delta del Orinoco. Se queman entre 300 y 350 litros de gasolina; mientras que las embarcaciones más pesadas, navegan hasta ocho horas.

Ya en Tucupita, empieza las gestiones para un retorno. Estas diligencias pueden durar cuatro días si es por la vía legal, pero tan solo horas si se gestiona en el marco del mercado paralelo.

A estas alturas, se debe disponer de 33 mil Bolívares Soberanos, para no quedar preso en el engorroso proceso para la compra legal del carburante.

En estos mundos paralelos significa que, la primera, es la relativa facilidad para comprar gasolina a través del entendimiento y el asentimiento de las reglas del tráfico ilegal; y el segundo, virar hacia la vía legal e impactar de frente con una burocracia inexpugnable.

La primera, implica gastar más dinero, pero además, ver que la diligencia por el combustible prospera, y hay que interactuar con  varios actores  únicamente con dinero en mano.

El segundo, sugiere un ahorro significativo, pero además, tres o cuatro días mientras se espera por documentos y permisos del Ministerio de Energía y Minas y de comandantes militares. Todo esto genera pérdidas monetarias por estadía: alojamiento, alimento, transporte y otros egresos extras.

Esos permisos personales no pasan de los 600 litros de gasolina, aunque para contados casos institucionales, otorga un margen de cantidad superior.

Respecto a las diligencias, el dueño de la embarcación debe correr con los desembolsos para pagar al propietario de un camión que trasladará los bidones hasta el puerto de zarpe. Esto puede costar hasta 15 mil Bs S.

Por tanto, el monto señalado y el ahorro que representa la vía legal, son relativos, porque depende de una burocracia, que además genera gastos que alcanza los 33 mil BsS para poder comprar 600 litros de gasolina con sus lubricantes.

Loading...
Compartir