Foto: archivo web.

Un señor de 72 años de edad de la comunidad Musimurina, caserío ubicado en el municipio Antonio Díaz a unas 6 horas por vía fluvial desde Tucupita en un motor fuera de borda, usualmente viaja con su nieto en curiara y a canalete hasta la capital deltana, una semana antes de que se haga efectivo su pensión, el trayecto le toma entre seis y siete días. El originario se transporta así por la falta de motores fuera de borda y el alto precio de  un pasaje.

El abuelo y el nieto reman por todos los cañitos, y al salir al río Orinoco, abre su velero artesanal para viajar más rápido cuando el viento sopla a su favor. Al caer la noche, se ven obligados a llegar en un lugar para descansar y retomar su viaje al otro día, calculando las horas para arribar un día antes de la fecha de pago.

Cuando por fin llegan hasta el puerto de Volcán en Tucupita, este se dirige hasta el Banco Del Sur del centro de la ciudad para hacer su cola y cobrar su pensión de un monto de 1.400 Bolívares Soberanos, que solo le alcanza para adquirir una bolsa de pan, jabón líquido y un paquete de café pequeño. Luego retoma su viaje hasta su comunidad Musimurina, donde le tomará otra semana para retornar.

Varios waraos de esa localidad se han visto obligados a retomar la curiarita y el canalete por la falta de transporte y lo caro que supone mantener un motor fuera de borda.

Loading...