Habitante de El Caigual.

Niños y personas de la tercera edad están siendo atacados por diarrea y vómito en El Caigual, una zona residencial indígena apartada de la capital del estado Delta Amacuro, y se presume que el consumo de agua contaminada es el motivo de los casos reportados hasta el momento.

Más de 500 personas viven en el mencionado sector, y la sequía ha impactado negativamente. No cuentan con bomba de agua, ni han entrado al plan de suministro del líquido de forma regular. Anteriormente dependían de Palo Blanco, pero desde hace varios años se interrumpió la ayuda porque las tuberías se obstruyeron.

Este hecho, los ha obligado a beber agua de río o de pozo, con un alto contenido de lodo y otros contaminantes que aporta el hombre con los desechos.

El efecto del agua empozada y la contaminación ambiental también es más notorio en comunidades como El Caigual y La Ladera, asentamientos a orillas del caño Manamo, zona fluvial del municipio Tucupita.

Este mismo fenómeno es extendido en otras localidades indígenas donde el servicio de agua limpia es inexistente.

Delta Amacuro fue anegadizo en algunos meses del año, pero tras el cierre del caño Manamo en 1965, varias hectáreas fueron beneficiadas, pero con el paso del tiempo se salinizaron y perdieron su capacidad productiva.

Después de 53 años, algunas zonas siguen mostrando las consecuencias colaterales del cierre, y las lagunas se empozaron a tal punto que la falta de circulación del agua, terminó por enlodar los pocos ríos que quedan para convertirse en fuentes de enfermedades.

Loading...
Compartir