Ajustando el reloj del coronavirus

En medio de las diversas modificaciones que realizan las autoridades oficiales en torno a los horarios de trabajo y de circulación vehicular y peatonal en el estado Delta Amacuro, las personas en Tucupita aseguran haber ajustado sus agendas diarias, para “intentar” adaptarse.

Recientemente Lizeta Hernández, gobernadora de Delta Amacuro, modificó los horarios de trabajo comercial, así como el de la circulación vehicular y peatonal en la entidad.

Un ciudadano del centro de Tucupita manifestó que, para adatarse al nuevo horario que impuso el gobierno regional, ha buscado diversos medios que le permitan adaptarse, distraerse y no verse perjudicado psicológica y económicamente.

El usuario aprovecha las pocas horas de libertad para realizar sus actividades físicas y comprar la comida para su casa.

“Yo trato de buscar medios para tratar de adaptarme y distraerme y no verme perjudicado psicológicamente y económicamente”, admitió.

Un adulto mayor también afirmó que ha planificado su agenda personal acorde al horario establecido por las autoridades. El abuelo aseguró que la mayoría de las veces se queda en su casa, y solo sale cuando necesita comprar comida o medicinas.

A su juicio, “uno planifica su día a día, por lo menos no salgo mucho a la calle si veo una necesidad de salir, salgo, pero si no, no salgo”, manifestó.

Wilfredo Rodríguez por su parte aseveró que, en el estado Delta Amacuro las personas no logran acoplarse a los horarios que establece el gobierno, porque, si no tienen comida, están obligados a salir –a cualquier hora- a buscar un  sustento.

“Si a mí me dicen, Wilfredo, a las tres de la tarde ven a limpiarme el fondo de mi casa, yo voy sin importar la hora que sea, porque necesito la comida”, fue el ejemplo del señor Rodríguez.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta