Al señor del 99%, votación que se hizo merecedora del halago del presidente Maduro, le preparan una salida honrosa.

También podrían prepararle -si quisieran- una salida deshonrosa, ahora bien, en aras de salvaguardar el proceso de escándalos innecesarios, prefieren lo primero.

Le designaron una especie de padrino al más puro estilo del chavismo y ahora, solo ahora, le ven más lunares de los que tiene la luna.

Se le acusa en la trastienda partidista de mal administrar, de pasarse al bando contrario, de sumarse al sector de los insurrectos dentro del GPP, de preocuparse por sí mismo y no por la revolución; se le acusa de todo y más.

Lo cierto es que, frustrado, sin recursos, minado por los problemas, sin posibilidad real de hacerle frente a la ilegalidad reinante en el municipio indígena, impotente y resignado debido a la casi inexistente inversión nacional en sus predios, ha comenzado a dudar, y eso justamente es lo que no le perdonan, la duda.

Antes, cuando se le requirió, fue útil, en estos momentos ha dejado de serlo. Puede que hasta termine emparejado con D.S.

En tiempos de crisis, se exige a los gobernantes regionales y locales ser como los toros, embestir repetidamente el capote bajo el argumento de que los de arriba se juegan más que los de abajo, estos últimos están obligados a seguirlos, no hay otra escogencia posible.

¿Quién está detrás de la jugada?, no hay que ser muy imaginativos, en la tierra del agua y cuna del warao, todos los caminos parecen conducir a Roma.

Guerra avisada no mata soldados, y si los mata es por p…

 

Loading...