Al Excmo. Mons. Ernesto José Romero Rivas

¡Alabado sea Jesucristo!

“Caminemos juntos, alegres y fuertes en la luz de Cristo”

Tucupita, 12 de julio de 2021
Excmo. Mons. Ernesto José Romero Rivas

Hoy, 12 de Julio 2021 la Iglesia Deltana, se llena de alegría, por celebrar el VI aniversario Episcopal del Excmo. Mons. Ernesto José Romero Rivas, Fraile de la Orden de los Hermanos Capuchino, oriundo de la comunidad de Machiques del municipio de Perijá en el estado Zulia Venezuela, Padre y Pastor de esta Iglesia de Tucupita.

Le doy gracias a Dios, porque ha dispuesto su gracias en Mons Ernesto Romero como Obispo de Tucupita, y que durante estos 6 años de entrega y de servicio has servido como guía espiritual, como sacerdote y como Obispo. Hoy es justo que le des gracias a Dios que durante este largo espacio de tiempo el Señor te ha colmado de abundantes gracias y dones, como dice tú lema Episcopal “Animo no tengan miedo”.

Al llegar esta memorable fecha, quiero pues, con el mayor agrado, manifestarle mi mas sentidas felicitaciones de alergia, compartida con todo los sacerdotes, religiosas, religiosos, mis hermanos seminaristas, catequistas, misioneros, la pastoral juvenil, todo los grupos apostólicos que hacen vida en este estado Delta Amacuro y todo este pueblo de Dios que peregrina en todo este territorio de gracias.

Sirva estas mas sentidas letras de sentimiento fraterno para testimoniarle claramente el afecto sincero y benévolo de mi corazón en la que todo los días profesamos con alegría de ser buenos padres, maestros y amigo, sobre todo de ser Buenos Cristianos y Honestos ciudadanos, en ese trabajo apostólico en la cual Dios ha puesto en tus manos para guiar con sabiduría, prudencia, y caridad a este pueblo deltano.

Dios, se fía de sus hijos para asumir una misión específica, en tal sentido Dios se ha fijado en ti, para que asumas a una tarea tan alta y tan hermosa del Episcopado, no es un tarea fácil, pero con la gracias a de Dios y la unción del Espíritu Santo de guíe en este caminar, para que cada día sigas demostrando con tu vida la gracia de Dios y su misericordia. ¡Dios es tan bueno!

Es bondadoso reconocer lo grande que el Señor Dios quiere para sus hijos, ya que él es fuente de bondad y de el todo procede todo bien. Él nos anima con mucho cariño a todas sus criaturas (Sb.11). El hace participe de todas su bondad, nos ha dado la vida y nos ha hecho imagen y semejanzas suya. Cada día nos concede la gracia de experimentar esa bondad en el el seno de toda nuestra familia, ese regalo de nuestros padres, de esas familias de las cuales somos muy queridos y respetados no por lo que uno tiene o hacemos, sino mas bien por todo
lo que somos.

Le quiero dar gracia a Dios por esa bondad en la que Dios ha tenido contigo que hace 6 años de obispo, has demostrado sin ningún merito por tu parte, Dios ha puesto en ti, se fió en ti (1Tm 1,12) y te ha concedido la gracia y la misión de ser un Obispo, sucesor de aquellos apóstoles que dieron todo por su maestro Jesucristo, al servicio de los mas pobres. Como podemos a traer a colación a ese gran Santo como lo es San Francisco de Asís, que desde la humildad y el servicio encontró a Cristo a través de sus hermanos la santidad el amor y la misericordia de Dios.

Durante todo este tiempo que Dios me ha permitido compartir con usted Mons Ernesto, casi tambien seis años de vida en el Vicariato y de la cual agradecido por todas sus enseñanzas y que me a ayudado a seguir experimentando esa bondad, esa misericordia, ese amor de Dios en este caminar como Bautizado y como Cristiano, siendo un verdadero misionero a todo terreno. Dios ha puesto en usted, un largo horizonte y una responsabilidad a un servicio pastoral, dándole esa oportunidad de conocer a tanta personas buenas, como ha sido tambien el pueblo Warao que tambien ellos son testigos de fe en este Vicariato y de muchas otras personas que a lo lago de su vida a conocido y que aun sigues conociendo y has dejado huellas importante de tener “ánimo” y no “miedo”, sobre todo a familias, esa gran familia de los hijos de Dios.

Muchos niños, jóvenes y adultos que a lo largo y ancho de este territorio del Delta Amacuro, te agradecen por tanta enseñanzas que en estos 6 años como Obispo sucesor de los Apóstoles les ha hablado de ese Jesús Buen Pastor y le haz presentado a Cristo como Camino, Verdad y Vida. -En estos seis años que has conocido como dije en anteriormente a tantas familias, y remarcado en todo este tiempo episcopal, la importancia de iglesias domésticas (Lumen Gentium 11), santuario de la vida, “escuela de humanidad”, además has visitado a tantos enfermos a los cuales le haz llevado ese consuele de parte de Dios y de tantas personas que has asistido y que aun asistes.

En estos 6 años de vida Episcopal, has trabajado con tantos hermanos y que aun sigues trabajando en anunciar el Evangelio, celebrando la fe y ese cuidado de la comunidad cristiana. Teniendo presente la oración, el dialogo, el perdón, el servicio y así seguir mostrando a muchas personas ese rostro amoroso de Dios, manifestado en Cristo Jesús. Nuestro Padre Dios es tan bueno y que aun sigue dándonos a nosotros su bondad para que se lo comuniquemos a los demás, a toda esa familia, que “es escuela de humanidad”, a ejemplo de la familia de Nazaret de ese maravilloso ejemplo de ese amor mutuo y de buenas actitudes de humildad caracterizado también en ese hombre como lo fue San José, de esa contemplación de María Santísima y de la obediencia de Jesús, su hijo.

Humildemente pido a nuestro Señor Jesucristo, que es corona de todo los obispos, la riqueza de su gracia a usted Mons. Ernesto Romero (kiko), a fin de que, con ocasión jubilosa fecha, sigas sacando nuevas fuerzas, proyectos, planes, entre otras, para que puedas progresando con mucho renovación y esfuerzo en todas las actividades y puedas brillar más y más en la caridad para con Dios, con tu pueblo encomendado, tanto en el afecto de tu alma
como la actividad de toda tu vida.

En nombre de mi familia, de mis hermanos y mis amigos ¡GRACIA! por estar con nosotros, y que en esta Eucaristía que celebres hoy en acción de gracias por tus sexto año de vida Episcopal nos tengas presente y a este pueblo que te escucha y ve, que el Señor te conceda la gracia de ser fiel a la misión que Dios te ha encomendado.

Mis mejores deseos en este día tan especial…..
Su bendición Apostólica.

Atentamente
DANIEL F. PETIT R.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta