Al queridi si si mo César Pérez Marcano, lo espera –ahora si- un nuevo destino, si nada sucede, si nada pasa, irá el año que viene a la Asamblea Legislativa.

El final de este culebrón no tuvo ni el final esperado, ni un final feliz, tuvo más bien un tibio final que se producirá en el 2021, un año después.

Compungido y resignado, CPM aceptó su designio a sabiendas de que se mantendrá vivo en política, formando parte del roster abridor, en primera línea de los 30 bateadores titulares en cargos de elección popular, y en espera de una oportunidad que a sus años y en función de su vitalidad, todavía puede aparecer.

Otros ni siquiera tuvieron esa oportunidad, así que el sociólogo de Orocoima hizo acopio de experiencia y conocimientos y decidió esperar.

El que no llora no mama y César, bendito sea Dios, lloró.

Loading...