Ángel Marcano y Wilfredo Rodriguez dieron la cara

Wilfredo Rodríguez y Ángel Marcano guerrearon.

Fueron la dosis de democracia que le hizo falta al proceso.

Los factores políticos que intentaron equilibrar unas elecciones de por si disparejas.

La rebeldía ante la maquinaria y el conformismo.

El esfuerzo valió la pena, salieron revestidos de hidalguía y dignidad.

Representaron la voz firme, la actitud congruente, el pensamiento coherente, ante tanto pragmatismo e instrumentalización de la política.

Una actividad pública fundamentada en la mercantilización y el mercenariazgo, donde se vota única y exclusivamente por la paga de un carnet.

Ángel y Wilfredo fueron los únicos samuráis, eso se respeta.

Loading...