Petronila Torres | Tanetanae.com.

Petronila Torres Torres, una indígena warao de San Francisco de Guayo, zona selvática del estado Delta Amacuro. Ella podría ser tan solo una de las personas víctima de la operación de una posible red de corrupción que  tiene como blanco a los aborígenes, a través de sus carnets de la patria.

Según la víctima, en mayo de 2018, una señora de nombre Beatriz García, esposa de un conocido dirigente del Psuv de San Francisco de Guayo, recogió los carnets para registrarlos y días después los regresó.

Petronila Torres acudió el martes (17-10-18) a una oficina en Tucupita donde pensó que la podían ayudar, pero le informaron que su carnet ya estaba  registrado, aunque ella nunca recibió la clave de acceso.

El caso de Petronila Torres Torres puede representar la punta de iceberg de una posible red de corrupción que podría estar lucrando a personas desconocidas, con los aportes monetarios que otorga el gobierno de Venezuela.

Un testimonio que refuerza la posible corrupción

“Desde hace algún tiempo los waraos me han buscado para que los ayude a registrarse, pero sucede que ya están registrados, pero ellos lo desconocen y menos tienen la clave”, informó a Tanetanae.com un voluntario que se ha dedicado, por cuenta propia, a ayudar a los waraos cada vez que lo requieren. Se trata de un joven cercano a  esta agencia de noticia y de reconocida actitud apegada a los principios humanos.

Ha contabilizado más de 15 casos en los últimos meses, y todos ellos, son de personas con poco o nulo conocimiento de la plataforma “Patria”.

La propuesta

Después de conocerse este hecho, el médico warao Jesús Jiménez, quien conoció de cerca el caso en cuestión,  propuso que las instituciones del gobierno coordinaran un centro de asistencia para atender a los  indígenas en este tipo de gestiones y así evitar  posibles actos de corrupción.

Loading...
Compartir