Foto: archivo.

Waros del Bajo Delta atribuyen a civiles armados los últimos ataques a los pescadores originarios que salen en las noches a buscar su sustento familiar. Los culpables hurtarían embarcaciones, motores,  equipos o insumos de pesca.

Varios pescadores waraos que han sido víctimas de estos abordajes delictivos  coinciden en afirmar que los incidentes ocurren en las cercanías del sector conocido como barra de Araguabisi y la salida de la isla de Tobejuba; dos lugares apartados y selváticos donde aun se pueden encontrar el morocoto.

“Los trenes o red de pesca desaparecen si los dueños no se dedican a cuidarla durante la noche”, alertó Efraín Zapata, quien asegura haber sido víctima en tres ocasiones de una persecución extraña, y se vio obligado a esconderse en el monte. Declaró que desconoce a las personas porque pudo ver sus caras desde su escondite, y su acento es desconocido; aunque también hay quienes afirman que son trinitarios en complicidad con algunos originarios que se dedican al robo de insumos y materiales de pesca.

Habitantes de España y Morichito de la parroquia Manuel Renaud, informaron que recientemente hallaron el cadáver de un menor cuyo sexo no fue reconocido por el avanzado estado descomposición, este fue ubicado cerca de España, y presumen que el fallecido no vivía por la zona porque nadie reportó la desaparición de un infante.

Loading...
Compartir