Alexis González nunca tuvo las manos sueltas, siempre estuvo amarrado, cada vez que quiso desarrollar importantes iniciativas que le generaran réditos políticos, vino la guadaña gubernamental y las descabezó.

No hubo retoño de un posible gran cultivo que saliera adelante, era fumigado de inmediato. Los mercados a cielo abierto, los buses para la ciudad, los bicentenarios, el nuevo mercado, en fin, las megas obras y las fuentes de empleo que garantizan adhesión y compromiso fueron truncadas en su totalidad.

Jamás se le permitió alimentar a sus seguidores para que lo oxigenaran a posteriori, crear círculos empresariales y políticos que lo sustentaran y elevaran, ensanchar las bases de una estructura que conquistara el firmamento deltano para colmar sus sueños de alcanzar la gobernación.

Tampoco es que haya que considerarlo algo raro, fuera de lo común o harto criticable, si él hubiera sido la manda más, también habría hecho lo mismo, en política no se le regala nada al rival, que se lo gane en todo caso, si le abren una rendija y puede hacerlo.

El exalcalde de Tucupita tiene en sus manos una importante herramienta para promover el desarrollo agrícola y pecuario en el Delta, impulsando iniciativas que puertas adentro nunca pudo desplegar.

Si de veras quiere a su estado puede aparcar por momentos la rivalidad política y conversar, animar, estimular, promover, orientar, financiar, y los tantos er y ar que denotan la intención de emprender acciones destinadas a potenciar el agro deltano.

La atadura de manos que tenía ya no la tiene, por lo menos de la forma en que lo atenazaban, y si le pusieran trabas entonces el egoísmo provendría del otro sector y no de su parte.

El actual director de una de las corporaciones más importantes del país tiene una valiosa oportunidad en su haber, abrirse camino nuevamente en su tierra natal brindándole apoyo a quienes desean crecer en el ámbito de la producción de alimentos.

Lo que se le pide es una contribución direccionada, puesto que de seguro serán muchos los deltanos a los que ayudará en Monagas.

Tampoco es que sea una cosa del otro mundo, con invertir en isla de Guara ya está invirtiendo en el Delta.

Loading...