Alexis Gonzalez atraviesa por una circunstancia similar a la que en el pasado afrontó su tío Juan Gonzalez

Disociar una persona de otra cuando existe un ADN en común, es muy difícil. Tarde o temprano afloran en uno u otro rasgos similares producto de la genética.

Pareceres, sentires, formas de actuar, tendencias, inclinaciones, en cualquier ámbito, el político incluido, dan idea de las semejanzas resultado de la filiación familiar.

En ocasiones, viéndolos actuar, da la ligera impresión de que Alexis y Juan, son mucho más parecidos de lo que podría pensarse.

En los últimos días ha aflorado la tesis de que Alexis González, en caso de continuar padeciendo los rigores de un prepuesto insuficiente que mantiene a la alcaldía al borde de un cierre técnico, estaría considerando la opción de embarcarse en otro de los partidos de la revolución.

Algo similar hizo Juan González cuando cayó en cuenta de que el Psuv, con Yelitza a la cabeza, en momentos en que la clavellinera exhibía un poder omnímodo, no lo apoyaría. Es histórica aquella marcha con Lina Ron a la cabeza, y su histórico divorcio días después; Juan daba brazadas de ahogado.

Alexis se encuentra en la misma encrucijada de caminos, sumamente condicionado por la revolución, que fortalece cada vez más a las gobernaciones en detrimento de las alcaldías. A instancias de su equipo de trabajo y allegados, considera la posibilidad de dar un salto.

Aun no se ha visto urgido de hacerlo, sin embargo, mantiene esa carta bajo la manga, como la salida más obvia y consecuente con su proceder revolucionario y la agobiante situación presupuestaria que padece.

En honor a la verdad, Alexis es un hombre de mucho temple, otro cualquiera sin su entereza habría claudicado.

Lo que bajo ningún concepto haría, según se desprende de voceros políticos cercanos a su persona, es irse a las filas de la oposición, no sería una acción cónsona con sus ideas ni con su forma de apreciar la sociedad.

Ahora que la vida los pone en circunstancias similares, con Lizeta luchando por dejar al alcalde en la estacada, habría que ver de qué madera esta hecho González.

A juzgar por los antecedentes familiares y la carga genética, no hay mucho que pensar.

 

Loading...