Algunas increíbles anécdotas de la Tucupita que se inundaba

En medio de las calamidades por las que están atravesando algunas comunidades de los municipios Tucupita, Antonio Díaz y Casacoima del estado Delta Amacuro por la crecida del río Orinoco, dos abuelos recordaron algunas increíbles anécdotas durante esta temporada, cuando la ahora capital deltana se inundaba.

Julio Rodríguez, un abuelo de 70 años de edad, relató qué es lo que solía hacer cada vez que Tucupita se inundaba por la crecida del río Orinoco y aún el muro de contención que protege a la capital deltana no había sido construido.

En principio, recordó que las zonas que se inundaban en el centro eran las que estaban a orillas del caño Manamo, como por ejemplo el sector que actualmente comprende la Av. La Rivera y Cocalito.

“Por donde está el Colegio de Ingeniero es que se inundaba más y el caño Tucupita se llenaba completamente. Cuando eso pasaba yo en compañía de los otros niños, construíamos pequeñas lanchas de aluminio y aprovechábamos la inundación”, relató el señor Rodríguez la mañana del jueves 19 de agosto.

Por otra parte, la señora Maigualida Luces, una abuela de 69 años de edad, reveló que trabajó por 40 años como demostradora del hogar en el departamento de promoción social en la Dirección de Salud y, cada vez que ocurrían las inundaciones, ella viajaba con parte del equipo de esa institución para atender a los damnificados del Delta Medio.

“Íbamos y  atendíamos a las familias afectadas. A la gente de Manacal de Tórtola y Tórtola, los llevaban al cerro Cucurital, y a las familias de Los Tres Caños y las comunidades cercanas, los llevaban al cerro de Carcamán”, recordó la señora Luces.

La abuela de 69 años de edad también recordó que, cuando conoció lo que actualmente es Delfín Mendoza, la zona que comprenden los sectores de La Esperanza, el terminal de pasajeros y otras comunidades cercanas, era solo una laguna.

“Delfín Mendoza era pequeña, esa parte por donde está el terminal no existía, esa era una laguna enorme”,  aseguró la deltana.

Maigualida Luces también manifestó que con la crecida del río Orinoco, las comunidades que están en la parroquia de San Rafael fluvial quedaban totalmente bajo las aguas. Actualmente es una zona que no sufre los embates de las inundaciones por la construcción del cierre a mediados de la década de los años 60.

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta