Foto: archivo.

Algunos barberos de Tucupita ya están aceptando un desayuno como pago del cliente. Esta forma de saldar un corte de pelo ocurre por la falta de dinero en efectivo.

Un deltano relató que cuando acudió a una barbería del centro de la ciudad, quien lo atendió le consultó cómo haría el pago; si por transferencia,  billetes en físico o con comida, a lo que este accedió a saldar el servicio con un desayuno.

Podría tratarse de un convenio concretado entre los propietarios de los locales usados como barberías y los barberos.

Otros simplemente piden a cambio un kilo de arroz, pasta o harina. Se trata  de acuerdos que podrían ir contra lo que realmente quiere el verdadero dueño de la pequeña empresa, pero tras ser consultados, los trabajadores explican que el alquiler se le paga tal cual: por transferencia o dinero en papel moneda.

Loading...
Compartir