Amado Heredia | Foto: archivo.

Amado Heredia, alcalde del municipio Antonio Díaz del estado Delta Amacuro, arriba a sus cien días de gestión en medio de cuestionamientos por parte de algunos waraos que aseguran haber votado por él, tomando en cuenta que en sus primeras administraciones fue uno de los gerentes más aplaudidos.

Los retrasos y las condiciones de pago, más un supuesto ajuste de nómina, forman parte del vilo que critica cien días de supuesta apatía.

En febrero de 2018 una indeterminada cantidad de indígenas waraos  vararon un bote de esa municipalidad para reclamar el presunto despido de trabajadores. Previo a estos hechos, Lizeta Hernández, gobernadora del estado Delta Amacuro, refirió que el ente municipal revisaría la cantidad de personal para así detectar posibles dualidades de cargos.

Desde entonces, han pasado dos meses desde que solo se pagara un mes a los dependientes. Además de los retrasos de pago, varios obreros han afirmado no poder cobrar sus salarios porque la misma administración ha instado a sus trabajadores viajar hasta Curiapo para hacerlo. Poder tener su sueldo implica gastar hasta 5 millones en lubricantes y combustible, mientras que lo que recibirían está calculado en 700 mil.

El municipio Antonio Díaz es una zona netamente fluvial del estado Delta Amacuro, por lo que, quienes deseen cobrar sus quincenas o mensualidad, deben tener motor fuera de borda, gasolina y el aditivo de aceite.

Por ejemplo, viajar de Nabasanuka a Curiapo (donde está  la sede de la alcaldía) requiere al menos cuatro horas de traslado; sin duda una traba con la que los obreros no están dispuestos a aventurarse por una mínima cantidad.

Durante la gestión de la alcaldesa Digna Sucre,  sus dependientes recibieron sus pagos en dinero en físico directamente en sus localidades, al menos hasta que llegó la crisis del billete en efectivo, sin embargo, posteriormente lo hizo en cheques.

Según vecinos de Curiapo, el alcalde del municipio Antonio Díaz marca su estadía con solo dos días en la sede del ayuntamiento, el resto de sus jornadas las cumple desde Tucupita.  Muy contrario a Loa Tamaronis, su par del municipio Tucupita,  este aún mantiene dos meses de deuda con sus dependientes.

Amado Heredia podría salir de su decadente popularidad  de concretar sus promesas de estrategias productivas, mantenerse al día con los pagos y cambiar la realidad de salud que continúa acabando con la vida de cientos de waraos.

Loading...
Compartir