Los indios waraoz, los más vulnerables en el éxodo de venezolanos a Brasil Proc/JFIF/EFE-

Varias mujeres waraos que migraron desde Venezuela a Brasil, han empezado a comercializar sus artes para sobrevivir en el vecino país, dejando así a un lado los chichorros donde inicialmente estuvieron, mientras les llevaban comida. Se trató originalmente de una práctica cuestionada por un grupo de sus paisanos en el país petrolero.

De acuerdo con una fuente  de carácter religiosa consultada, las mujeres indígenas han dejado de pedir en las calles para comercializar sus artes en el gigante de Suramérica, donde han encontrado un suculento mercado laboral y de gran demanda.

Inicialmente los waraos aguardaban en sus chichorros por comida, pero la saturación de personas en los refugios, les ha sugerido recurrir a nuevas formas de vida en las ciudades, un mundo desconocido para ellos por naturaleza, porque solo vivieron en las selvas deltaicas.

Las waraos dejaron de pedir dinero en las calles para expender sus artes como, cestas, bolsos, chinchorros o sombreros. Por otro lado, los hombres se dedican a buscar leñas para cocinar la comida que reciben, y a vender latas de aluminios para obtener dinero. Nunca debieron salir de Venezuela, pero obligados por la crisis humanitaria, así lo hicieron.

¿Dónde están los waraos?

Los municipios Pacaraima y Boa Vista del estado de Roraima, son los lugares que albergan más waraos.

Aproximadamente 400 indígenas waraos están en el refugio de Pacaraima y otros 700 se encuentran albergados en Roraima.

En Belem y Santarem, municipios del estado de Pará, son otras localidades donde existen algunos grupos de waraos.

Los adultos mayores han empezado a migrar

La fuente abordada aseguró que cuando los waraos comenzaron a llegar a Brasil, solo iban adultos, niños y jóvenes, pero ahora todo apunta a que la huida de los abuelos ha comenzado también.

Loading...
Compartir