Amado pasmado, su actual gestión dista mucho de la anterior

Las dificultades económicas reinantes hacen difícil una reiteración de los logros de la gestión anterior.

Aquellos que esperaban -en términos fílmicos- un Amado II, se quedaron con los crespos hechos.

No hay lanchas ni motores, el aceite alcanzó unos precios estratosféricos, la gasolina es difícil de conseguir.

Numerosas comunidades carecen hace meses del servicio eléctrico.

En las medicaturas escasean los galenos y los otrora populares festivales deportivos hace mucho que no se organizan.

La dificultad para sembrar sus ideas sobre la necesidad de producir le ha restado determinación y animo.

Los padrinos políticos que lo acompañan cuentan con mayor protagonismo que el propio Amado, quien pareciera resistirse a establecer compromisos.

Los pocos proyectos que se aprueban en el ámbito nacional tampoco ayudan.

Como corolario, las actividades económicas al margen de la legalidad se han convertido en la forma más recurrente de subsistencia y no hay forma de evitarlo.

Él que fuera para muchos uno de los mejores alcaldes que ha tenido el municipio Antonio Díaz y probablemente el estado, la ha tenido muy cuesta arriba. Tras un año de gestión pareciera arrepentido, por suerte le quedan tres por delante y la anuencia de los ejecutivos nacional y estatal, puede que pronto retome el rumbo y supere el listón que él mismo dejó bien alto.

 

 

 

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta