I

Los concejales de Tucupita, están felices. Sienten que por fin se ve la luz al final del túnel.

Últimos en el escalafón de la representatividad que emana del Poder Popular, a través del sufragio, les corresponde salir a la calle y poner la mejilla antes que ningún otro. A veces las dos.

Por eso, cuando un problema comienza a solucionarse, son los primeros en celebrar. Lo hacen como debe ser, dando la cara de nuevo, ahora con más beneplácito que antes.

Ángel Cañas denota satisfacción, la suya es una predica inquebrantable que apunta al beneficio común desde la trinchera del Socialismo. Por tal razón esta vez, ante el nuevo sistema de suministro de combustible, viéndolo con el vaso medio lleno, recorre las estaciones de servicio dando el parabién a la medida.

Optimismo que ojala nos contagie y tenga un fondo de verdad.

II

Transcripción: Deisa Blanco (Aobonona Eku Publicidad)

1.- ¿Que te pareció el funcionamiento del sistema hasta el momento?

AC: Ha tenido su falla el tema tecnológico, la conectividad o interconexión con la web, se han venido presentando algunas debilidades que se irán corrigiendo.

Debo agradecer a todo el equipo a disposición de esta nueva modalidad, su compromiso a los dueños de las estaciones de servicio, a su personal de trabajo, a todos los que están contribuyendo en el municipio Tucupita, en todas sus estaciones de servicio a que el sistema funcione.

Nuestra gente entendió, ese es otro aspecto que hay que aplaudir, la madurez de nuestro pueblo, saber cuándo le toca, que día le corresponde, eso ha venido jugando un papel fundamental.

2.- ¿Te parece razonable que se haya incrementado el precio del combustible en esta difícil coyuntura económica?

AC: Yo creo que no solo es correcto y acertado, si no que todavía es ínfimo para lo que se requiere. Al evaluar el escenario mundial, las imposiciones de un conjunto de países desestimando nuestra resistencia y pundonor, que afectan la economía en lo local y regional, debemos comprender que nosotros ni siquiera pagábamos, sino que el estado pagaba para equiparnos el combustible a nosotros.

3.- Cuando conversas con la gente en las colas, ¿qué retroalimentación recibes?

AC: La madurez, el aplomo de nuestro pueblo reconociendo que el precio del combustible era un precio no solo por debajo de los parámetros de sostenibilidad económica, si no que era completamente y absolutamente “regalar la gasolina”.

Uno denota que prevaleció un criterio acertado y que las medidas se han tomado con mucho aplomo y con mucha honestidad.

4.- ¿Crees tú que esto resolverá el problema con miras a futuro, al corto y mediano plazo?

AC: Yo creo que a corto, mediano o largo plazo si nos permiten recaudar lo necesario para tener los catalizadores, la química, para que nuestra empresa produzca el combustible y se reactiven las distintas refinerías en el país, esto pudiese traer excelente y extraordinarias soluciones; no solo se trata de criticar el tema de la producción del combustible y al abastecimiento, si no de favorecer y agilizar.

5.- ¿Quiere decir que este modelo va a funcionar en la medida en que la gente tenga conciencia?

AC: Juega un papel determinante la conciencia de nuestro pueblo, la racionalidad en el uso del combustible y hay que apelar a eso, nuestro pueblo tiene que reinventarse, evaluarse, observar como nosotros de manera a veces inescrupulosa, indebida o de una forma muy alegre utilizamos el combustible. Debemos ser más racionales, más conscientes, porque esto afecta a todos los miembros de nuestra sociedad.

6.- ¿Estamos ante el punto de una partida de una posible solución consistente y duradera?

AC: Esta tiene que ser una solución consistente, mientras que nuestro pueblo nos acompañe funcionará. En lo que nosotros no podemos fallar, es en que el suministro beneficie a todos y todas de manera precisa, oportuna.

Es necesario educar a nuestro pueblo de cómo podemos utilizar el combustible.

Aquí estamos con toda la voluntad, el equipo humano, el equipo médico, la Fuerza Armada, los compañeros del Instituto de Tránsito Terrestre, los concejales, acompañando al pueblo y dándole atención.

 

 

 

Loading...