Antonio Pereira: el impuesto municipal afectará más al que menos tiene, al que sufre más

I

El Sr. Antonio Pereira se niega a claudicar.

En su opinión, ceder ante una tasa impositiva tan elevada sería decretar la muerte de sus empresas, algo equivalente, en función de su vocación vital, a morir.

Es por eso que por vez primera en su dilatada existencia, armado con razones y argumentos, se la juega con el municipio: o la imposición de un tributo, o el futuro de mi patrimonio y de mi familia.

Un juego suma cero, todo o nada, en el que nadie ganará, y en el que todos, alcaldía y comercio, terminarán perdiendo.

II

1.- ¿A quién afecta en mayor medida el incremento del impuesto las actividades económicas?

A.P.: Indudablemente, que esto repercute en el bolsillo de todos los consumidores que somos nosotros, ese impuesto que está incrementando la alcaldía capital lo va pagar el bolsillo de todo el mundo, pero, aún más el que menos tiene, que va a ser quien sufra más.

2.- ¿Eso quiere decir que los comerciantes lo cancelarán?

A.P.: Es impagable, no se puede, es un monto exagerado; imagínate, el pequeño comerciante que vende dos tobos de queso diario, al final del mes tiene que pagar un millón de bolívares, ¡un millón de bolívares!, es más, el monto del impuesto que pretende cobrar la alcaldía, es superior al monto de la nómina de nosotros, incluyendo todos nuestros empleados.

3.- ¿Qué tasa pagarían?

A.P.: Una tasa que sea coherente, que no sea imposible de cancelar.

Nosotros pagamos mejor y puntual a nuestros empleados, cuatro o cinco veces mejor que el Estado, eso debe ser reconocido; las autoridades no se fijan en nuestros costos operativos, en la satisfacción de nuestro personal, que es mayor de lo que se imaginan, se centran únicamente en las necesidades del sector público, y no en las nuestras.

Por otra parte, donde la economía esta tan deprimida, como es el caso del Delta, tienen que imponer una tasa que podamos  pagar, una tasa que nos permita seguir adelante, no que nos obligue a cerrar las puertas.

4.- ¿Cuál sería la solución a este conflicto?

A.P.: Tienen que hacer una mesa de diálogo donde intervengamos todos, autoridades y comercio.

Yo no quiero que me corran de aquí, tengo 48 años trabajando de verdad, siento que es una tasa imposible de pagar, nos están condenando a la quiebra.

 

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta