Foto de con-cafe.com

Habitantes de ese sector, al norte del estado Delta Amacuro, informaron que padecen de fuertes debilidades en cuanto a la salud y a la alimentación.

Uno de los problemas es el paludismo que afecta en su mayoría a la población indígena, según declaraciones de uno de sus residentes, los casos de malaria ascienden a las 200 personas. A pesar de contar con un ambulatorio, los casos son trasladados hasta Tucupita por la carencia de medicinas en la pequeña localidad.

De igual manera, se ven seriamente afectados por el alto costo de la vida, ya que los alimentos que se consiguen en las bodegas, poseen un precio exagerado, afectando el bolsillo de los trabajadores que ganan un salario mínimo.

La eventualidad negativa de los perdernaleños no termina con la realidad alimentaria y de salud, ya que el sector transporte, elemento esencial para los pobladores de la comunidad, también se incorpora a las necesidades: el precio del pasaje vía fluvial desde Tucupita hasta Pedernales ya asciende a los 1600 Bs por persona, desembolso que representa una gran cantidad para los padres de familia.

Loading...
Compartir