Foto: archivo web.

Armando Salazar, ex gobernador del estado Delta Amacuro, aseguró que los grupos irregulares controlan un amplio mercado ilegal que alcanza el tráfico de armas, de gasolina, droga y las minas como centro de operaciones con grandes movimientos de dinero.

Salazar fue en el pasado una de las voces más reaccionarias ante el auge del narcotráfico en la entidad y esta vez afirmó que las organizaciones criminales han crecido. Ahora no solo se dedican al tráfico de estupefacientes, sino que se han complejizado.

El cártel de los soles fue el epicentro de los señalamientos con un campo de acción limitado en el oriente venezolano.

Ceferino García habría sido el bastión más renombrado de la organización o cabeza visible de este grupo formado en su mayoría por militares venezolanos de alto mando y que, de acuerdo con algunas investigaciones periodísticas de otros medios, el poder de esta “banda legal” se mantiene.

Según el ex mandatario regional, los cuerpos policiales no estaban tan contaminados como en la actualidad y todavía se podía confiar en los funcionarios, y solo en caso de poseer pruebas contundentes contra renombrados responsables se acudía a instancias nacionales.

La debacle económica de Venezuela también ha jugado un papel decisivo en el desmoronamiento de los cuerpos de seguridad y sus funcionarios, “si un oficial reporta un robo de su arma, es posible que la haya vendido, porque en el mercado negro cuesta mucho”, conjeturó Armando Salazar.

Loading...
Compartir