Foto: archivo.

Vicencio Antonio Astudillo, trabajador del campo, fue asesinado de dos disparos el pasado sábado en horas de la noche en una finca al sur de Monagas.

Varias personas armadas con los rostros cubiertos por pasamontañas tocaron la puerta de la humilde casita del fundo identificándose como funcionarios de un cuerpo de seguridad del estado, al abrir la puerta, Astudillo fue arrastrado hacia el patio ejecutándolo inmisericordemente de dos disparos en la cabeza. La muerte se produjo en forma instantánea.

La víctima no portaba documento de identidad. El hecho se produjo aproximadamente a las 7 de la noche. El cuerpo fue ingresado a la morgue del hospital de Tucupita a la 1 am del domingo. Extraoficialmente se pudo conocer que los implicados en el ataque se habrían llevado algunos objetos de la vivienda.

La finca pertenece a un conocido empresario deltano, que ha preferido guardar silencio.

El Cicpc adelanta las averiguaciones planteándose como primera hipótesis el ajuste de cuentas.

Loading...
Compartir