Asojóvenes fue “Chuchú” y “Chuchú” fue Asojóvenes

Hubo una diferencia a destacar entre DTQ y Asojóvenes: el portero.

No es que el cancerbero de DTQ lo haya hecho mal, al contrario, fue muy bueno, sin embargo, el de Asojóvenes se lució.

Un marcador que pudo haber sido con facilidad un 5 o 6 a 2, terminó convirtiéndose en un empate.

Lo que le falta en tamaño le sobra en actitud, disposición y jerarquía. En varias ocasiones pudimos ver como con un llamado de atención enérgico bastó y sobró para que los suyos se reacomodaran.

Fue la extensión del DT en la cancha y la retaguardia que todo equipo quiere tener.

Hoy estuvo en su mejor momento, si repite varias de estas noches, los demás tendrán que ponerse los patines para alcanzarlo.

Lo llaman “Chuchú” -se llama Jesús Gonzalez-, este sábado 8 los jugadores de DTQ lo rebautizaron, le pusieron “Chuky”, el portero diabólico, y tienen razón: fue una pesadilla.

Compartir contenido