Aunque dice que “trabaja como burro”

Varias personas han emprendido diferentes trabajos independientes para sobrevivir a la coyuntura de Venezuela. El arribo de los contagios por coronavirus no detuvo a un país devastado por la crisis.

Rafael Moreno, un ciudadano de La Horqueta, sector más al norte del centro de Tucupita, aseguró que ahora trabaja de obrero en un comercio de la localidad, para poder sobrevivir y sostener a su familia, en medio de la situación país.

Moreno ha estado laborando en los comercios desde hace un año, es decir, antes y durante el confinamiento por la Covid-19. Con lo que le pagan ha podido sustentar su hogar, aunque dice que “trabaja como burro”. Él tiene una familia de cuatro integrantes.

“No es tanto lo que percibo, pero sí es una cantidad más o menos que me ayuda a sobrevivir”, afirmó.

Pedro Pérez, un señor de 59 años de edad, reveló que tiene dos años sembrando rubros agrícolas en la parte trasera de su casa. Él asegura que la coyuntura de Venezuela lo obligó a dedicarse –de lleno- a eso.

Pérez vive en el sector Guasina y para vender sus cosechas en el mercado municipal, debe caminar con un saco acuestas por más de un hora. Con el dinero que recolecta de las ventas, logra comprar productos revendidos.

“Sembrando, aprovecha a sembrar y a vender, y ahorita así me mantengo”, aclaró.

La mayoría de las personas en Tucupita depende de alguna institución gubernamental, pero los que no tienen un salario fijo, deciden salir al centro de la ciudad a vender “cualquier” alimento o buscar un empleo en los comercios, para sobrellevar la situación generalizada del país.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta