Prof. Jose Cedeño | ASOFUSADA | @joseceden.

La gerencia deportiva debe avanzar de tal manera, que quienes están inmersos en el contexto de los deportes se sientan cómodos con el desempeño de lo que realizan, y que los ganadores sean todos, y desde todos los puntos de vista. Dicho lo anterior debido a que en algunos casos no se hacen los análisis que corresponden en cuanto a las actividades a realizar, y luego de los quebrantos las exigencias son atroces, y de tal manera, que hacer otra exigencia es volver a fallar, “sin querer queriendo,” como dijo un famoso personaje mexicano. Los tiempos siempre son ideales para hacer la revisión correspondiente en función de que cada una de los actores se sientan ganadores, y quienes están de observadores se sientan atraídos por la forma y los resultados que dan la excelente gerencia.

Es tiempo de revisarnos, dicho en primera persona, ya que es necesario hacer el reconocimiento para poder corregir y avanzar en cuanto al propósito requerido; propósito que debe tener una buena base, la que permita revisar en forma comedida para saber mediante la misma investigación, cual es la variable a cambiar para mejorar la estructura. Los tiempos vividos son de aprovecharlos para reflexionar, bajar la velocidad, y establecer las condiciones con las cuales debemos avanzar. Una intensa velocidad ayuda de mucho a unos pocos, pero en el caso del fútbol de salón es posible que no; habrá que esperar por algunas decisiones para disfrutar de las mieles del triunfo en la debida oportunidad que nos demos nosotros mismos, ya que la humanidad nos necesita.

Algunos administradores en el mundo de los deportes, exigen velocidad para alcanzar metas no sólo en lo competitivo, sino hasta más allá del ámbito de la competencia, acciones estas que cuando las mismas no están planificadas los resultados no son nada agradable; pero aun así persisten, y para ellos pareciera que la velocidad es el requisito indispensable. Ahora, eh ahí el problema, llegó el momento de la reflexión y es posible, que como no se realizó ni siquiera un análisis de riesgos y amenazas, entonces haya que quedarse viendo para los lados buscando respuestas positivas, donde no las hay; las respuestas están en los resultados de los proyectos bien confeccionados.

Es un mundo donde el éxito lo consiguen aquellos, quienes lo han intentado y lo corrigen las veces que sea necesario. Por lo cual la conformación de un equipo de trabajo es necesario en todos los espacios, para que el avance sea consistente y la llegada sea de todos los que confluyen en las ideas, como parte del mismo equipo de trabajo; es necesario bajar la velocidad ya que hacerlo es el sentido que debemos buscar, para retomar las actividades deportivas en buena manera, y que en el futuro no sea peor el remedio que la enfermedad. Es en todos los ámbitos, donde debemos y tenemos que tener presente la reflexión para salir adelante en lo local, lo regional, y lo internacional.

Algunos reinician, otros avanzan, también están quienes su accionar en los pasados tiempos no les ha permitido ni siquiera estar en la reflexión, pero eso sólo es porque no se han dado la oportunidad de hacerlo. Desde este espacio brindamos la posibilidad de estar a la orden en el acompañamiento necesario para que brote el mejor estado de ánimo de quienes están comprometidos con el deporte, y así pueden avanzar hacia el mejoramiento de ese objetivo común para cada uno de los protagonistas, sean estos gerentes, entrenadores, atletas, árbitros, aficionados, y hasta padres y representantes que observan en el deporte la posibilidad de un mejor vivir. Amigas y amigos lectores, hasta la próxima oportunidad y recuerden que bajar la velocidad tiene sentido.

Loading...