Una fuente cercana a las más altas instancias de gobierno en el Delta, atribuye la mala calidad del servicio de agua a presuntas irregularidades en la adquisición de los repuestos, “están comprando piezas de mala calidad con el fin de ahorrar dinero y esas son las consecuencias”.

Según la persona cercana al gobierno consultada,  las dificultades para encontrar repuestos en Ciudad Guyana, que es donde se equipan habitualmente las entidades públicas y privadas del sector, el alto costo de los insumos de calidad, la necesidad de resolver pronto o por lo menos parapetar las bombas que presentan desperfectos y el beneficio económico de los proveedores, afectan notablemente el servicio en Tucupita.

“Es un compendio de males”, manifestó la fuente, “que pasa por las asesorías ineficientes, las urgencias y emergencias a que se ven sometidos los responsables del servicio en el Delta, y el abandono a que nos tiene sometidos la CVG”.

“No hay soluciones a corto plazo, se requiere de una inversión sistemática, continua y muy onerosa que restituya los niveles de funcionamiento de una década atrás, y que compense el retraso que hubo en la sustitución de los equipos por otros más nuevos y modernos, además de la dotación de un stop de repuestos a la mano que acelere y agilice las reparaciones”, expresó.

Respecto a las propuestas del exalcalde de Tucupita, Alexis González, la gobernadora de Monagas, Yelitza Santaella, y más recientemente el constituyentista Jesús Hidalgo “Chugaby”, de donar al menos una bomba para resolver el problema expresó, “son propuestas malintencionadas, con fines políticos, aquí no hace falta una bomba, se necesitan diez, y un cúmulo de recursos para hacer mantenimiento constante y reparaciones continuas que optimicen el servicio, no pañitos de agua caliente que den publicidad a los supuestos donantes y ocasionen baches días después, son presuntas soluciones que en poco ayudan”.

 

Loading...