Parte del complejo misionero de Araguaimujo/ foto de Alexandro Mendoza.

Desde que ocurrieron los detestables hechos de robo con intento de homicidio incluido en la comunidad indígena de Araguaimujo, banda de delincuentes tienen atemorizados a los lugareños.

Araguaimujo, es una localidad indígena Warao ubicada en el municipio Antonio Díaz, parroquia Santos de Abelgas, en Delta Amacuro con una población que supera los 2.000 habitantes.

El miedo ha calado en la comunidad y ha obligado a sus habitantes a suspender toda actividad social, incluyendo las actividades escolares desde el lunes  24 de octubre cuando los padres decidieron no enviar a sus hijo a clase por miedo a que sean víctimas del ataque de los sujetos que intentaron robar a un ganadero.

Algunas fuentes señalan más de 600 estudiantes están afectados, todos cursantes de diferentes niveles de la educación en el Complejo Docente “Divina Pastora” de Araguaimujo, donde funciona un Simoncito, educación Inicial, una escuela granja y un liceo bolivariano.

Otros servicios paralizados serían el ambulatorio rural, los servicios religiosos, y las actividades propias de la comunidad.

Hasta el momento, la GNB permanece en el lugar, sin embargo su presencia sería temporal, mientras habitantes de Araguaimujo exigen presencial policial constante. El silencio de las autoridades es abismal.

Los hechos.

El pasado viernes 21 de octubre, seis sujetos armados intentaron cometer un robo en la vivienda de un ganadero de la comunidad, y los trabajadores se percataron de la intención de los delincuentes, apenas observaron la lancha en las cercanías del sitio.

La alerta a tiempo permitió frustrar el ataque con la ayuda de la comunidad que se sumó en masa para intentar detener a los delincuentes quienes huyeron hacia los potreros posteriores de la vivienda del ganadero.

Solo uno de los implicados pudo ser detenido, amarrado e interrogado. El sujeto delató a sus compinches identificándolos plenamente, esta información detallada ya estaría en manos de las autoridades sin que hasta el momento hayan podido dar con sus paraderos.

Tras los primeros hechos, los sujetos que escaparon retornaron al sitio e hirieron de gravedad a Gumercindo Medina de 57 años de edad, quien pudo sobrevivir de milagro.

Una pistola fue descargada en el intento de herir a Medina, por suerte los disparos no impactaron en la humanidad de Medina, pudiendo forcejear cuando el arma se descargó. Este resultó con varias cortaduras en la garganta y en otras partes del cuerpo, también fue herido en la frente fruto de un cañonazo.

La venganza de la banda.

En los días que siguieron, los delincuentes retornaron a Araguaimujo para llevar a cabo otro ataque, esta vez buscaban a quienes detuvieron a su compañero, y quienes interrogaron al sujeto tras ser detenido y amarrado a un árbol.

Se ha podido saber que los sujetos volvieron con armas, cámaras fotográficas y una completa logística, suficiente para mantenerse en la zona durante días.

En horas de la noche, estos habrían realizado varias rondas en la comunidad, pero la presencia de efectivos de la GNB los detuvo. Ha trascendido que los sujetos han jurado venganza contra la comunidad de Araguaimujo.

El pasado domingo 23 de octubre, los mismos sujetos secuestraron a varias personas cuando se trasladaban hacia Tucupita. Horas después fueron liberados al sentirse acorralados por miembros de la comunidad de Araguaimujo que lo seguían a distancia.

Loading...
Compartir