Foto: archivo web.

Recientemente se conoció que delincuentes arrojaron explosivos a una comisión de la policía del estado Delta Amacuro. Ese mismo día en la tarde, tres personas resultaron muertas después de una incursión armada en el sector El Caimancito de Tucupita,

El Prof. Zoilo Sarabia, ex funcionario de la desaparecida, Disip, ha hecho alusión al suceso. Según el abordado,  existen dos modalidades que determinan la “evolución” de las bandas criminales.

El primero de ello, es la capacidad armamentística creciente de los grupos hamponiles, y el segundo: el supuesto pago a funcionarios de los cuerpos de seguridad para que “limpien” aquellos espacios donde las organizaciones poderosas quieren operar libremente, pero están siendo ocupados por otras de menor “talla”.

Gestión armamentística

Respecto al poder de fuego, Sarabia reveló que existen grupos con conexiones en varios estados de Venezuela que trafican armas y utilizan al estado como puente internacional… De allí la necesidad que tienen los conjuntos ilegales para captar a menores de edad y utilizarlos como sus “vigilantes” en las comunidades.

Las agrupaciones delictivas juegan un papel importante en la captación de jóvenes, aumento de armas en las calles, y mayor control con poder de fuego e integrantes.

Pago a entes de seguridad del Estado

“Tengo información de ciertos funcionarios del Cicpc, a los cuales fundamentalmente se le está pagando por parte de cabecillas de bandas, en unos casos para le faciliten el ambiente, y en otros casos para el ajusticiamiento o pagos de las cuentas”, afirmó quien también es docente universitario.

Según Zoilo Sarabia, esta maniobra explicaría las muertes de reconocidos líderes negativos en supuestos enfrentamientos, sin dejar evidencia de la posesión armas y los cartuchos disparados por los “ejecutados”.

Además no se muestran las armas y los cartuchos, “desaparecen, ¿dónde quedan?, ¿quién se los lleva?”, las interrogantes hacen presumir al ex trabajador policiaco que los mismos detectives roban las armas para ser vendidas en el mercado blanqueado.

El riesgo

La actuación de los uniformados presuntamente corruptos captados por facciones criminales, a través de los cuales hacen ajusticiamiento o cobros de cuentas, conlleva a la posibilidad cierta de un dominio total de las pandillas de varios sectores en Delta Amacuro.

Cuando esas personas armadas ya tienen suficiente poder de fuego, organización y capacidad logística, pueden hacer frente a los cuerpos policiales como ya es frecuente en otros países como México y Brasil.

Loading...
Compartir