William Barrientos / Foto: archivo.

“No. No lo firmé nunca en mi vida. No lo firmo, ni lo firmaré, porque no le firmo a corruptos”, dijo William Barrientos, diputado al parlamento nacional sobre la operación “Maletín Verde” al ser entrevistado por Radio Fe y Alegría Noticias, aliada de Tanetanae.com.

“Mi firma no aparece, y mi nombre está mal escrito”, insistió el diputado al explicar que no tiene nada que ocultar y muestra de ello sería la solicitud hecha ante su partido político de separarse del cargo, a fin facilitar las investigaciones.

A juicio de Barrientos, se trata de un intento del gobierno del presidente Maduro para intentar dividir a la oposición, porque el 5 de enero elegirán nuevamente a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela.

Reiteró que un grupo de parlamentarios realizaron una gira internacional, y en este grupo estuvo conformado por Brito, Corrado, Luis Parra, Richard Vargas y otros cinco diputados que estuvieron en la fiscalía de España, México, Italia, y Hungría.

Según Barrientos, el gobierno de Venezuela está aplicando principios de una guerra de quinta generación.

Operación Maletín Verde

Desde la primera semana de noviembre de 2019, se ha venido gestando varias denuncias públicas, una de las primeras denuncias fue hecha por el diputado José Guerra a principios de noviembre al asegurar que un grupo de operadores financieros ligado al gobierno de Maduro intentarían comprar a diputados de oposición con maletines cargados de dólares.

Más recientemente, Andrés Velázquez, dirigente de Causa R,  mencionó a Alex Saab y David de Lima como los ejecutores directos de intento de “compra de diputados guadistas”

Sobre la decisión de Guaidó de suspender a los diputados

Barrientos afirmó que Guaidó no tiene la facultad para suspender a los diputados que estarían implicados en el más reciente hecho que pone en entredicho a los señalados.

Sin embargo, dijo que la decisión tomada por Juan Guaidó, presidente del parlamento venezolano de suspenderlos del cargo de la comisión de contraloría, es lo más correcto.

En todo cado, la facultad constitucional para suspender a diputados está en manos de la plenaria, luego el TSJ, y la decisión del TSJ tendría que retornar a la Asamblea Nacional y posteriormente, la plenaria debe decidir con el voto favorable de la mitad más uno, según lo explicó Barrientos.

 

 

Loading...
Compartir