Bebé de 1 año presuntamente asesinado en Guaritica, murió de parasitosis

Un bebé de 1 añito falleció en Guaritica, comunidad campesina al sur de Monagas, en horas de la mañana de este miércoles 11 de agosto.

Las primeras informaciones sobre el hecho indicaban que se podía estar en presencia de un homicidio, razón por la cual funcionarios de la delegación deltana del Cicpc, se trasladaron hasta el lugar en procura de averiguar lo ocurrido.

Una vez en la humilde morada que fuera su residencia, pudieron constatar que el niño no presentaba signos de violencia, siendo notificados que perdió la vida momentos después de convulsionar.

Ante el extraño caso, trasladaron el cuerpo a Tucupita, donde un somero examen médico determinó que había sido víctima de parásitos.

Las parasitosis son enfermedades infecciosas causadas por parásitos, es decir, seres vivos que requieren de otro organismo de diferente especie (huésped), para su supervivencia. Los hospederos pueden ser temporales o permanentes y proporcionan nutrición y alojamiento al parásito, que es responsable de causar la enfermedad (andromaco.com).

En presencia de los galenos y de varios pesquisas, de dos orificios en particular de la humanidad inerte, comenzaron a salir parásitos de tamaño regular alcanzando hasta 60 cm., uno de ellos. “Parecían un ramillete de espaguetis al salir moviéndose”, señaló un investigador.

El bebé presentaba además signos de desnutrición evidenciados en la palidez de su piel y los ojos hundidos, producto posiblemente de la sistemática absorción de nutrientes por parte de los parásitos.

Los padres, llevados por la buena Fe, le suministraban brebajes de hierbas que en poco contribuyeron a mejorar su salud, al no inhibir el crecimiento de los “gusanos”.

“Puede que los guarapos le hayan alborotado las lombrices”, nos indicó un paramédico del servicio hospitalario.

Una vez descartada la tesis de homicidio, queda una trágica enseñanza para sus progenitores y las personas que conozcan de lo acaecido.

Los síntomas de las parasitosis pueden ser: Picazón de la zona anal o vaginal. Insomnio, irritabilidad, rechinado de dientes y agitación. Dolor de estómago y náuseas ocasionales (Intramed).

Cualquiera de ellos debe representar una alerta suficiente para llevar el niño al médico en aras de despejar o confirmar las dudas sobre la existencia de parásitos (protozoos, vermes (cestodos, trematodos, nematodos) o artrópodos).

La criaturita, de la cual no pudimos conocer su nombre, recibirá cristiana sepultura yendo a parar a la vera del Señor.

 

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta