Un cuñete de pintura en una casa de Tucupita / Tanetanae.com.

El 50% del bono de fin de año, pagado el pasado fin de semana en Venezuela, apenas alcanzó para comprar comida y algunos calzados baratos, según una consulta llevada a cabo el sábado.

Cientos de personas dependientes del Estado venezolano cobraron el pasado fin de semana otra fracción del bono de fin de año. La mayoría lamentó no haber logrado (ni priorizado) la compra de pinturas, para decorar sus casas.

Cada diciembre, los deltanos pintaban sus casas y las decoraban de luces navideñas; ahora no lo hacen así desde hace seis años, desde que la crisis arreció sobre el país petrolero.

Los deltanos recibieron diciembre caminando las tiendas del centro de la localidad. Pese a a que las calles fueron abarrotadas de personas, la mayoría apenas cargó comida y calzados de cuestionada calidad.

Los deltanos dependen-mayoritariamente- de las nóminas de los organismos del Estado venezolano, así, no todos tienen acceso a la divisa extranjera, la moneda con la que los comercios gestionan todas sus transacciones.

Un cuñete de pintura arriba al millón y medio de Bs, la cifra de la que pudo haber recibido un trabajador por concepto del 50% del pago de bono de fin de año.

Las casas de Tucupita se muestran deterioradas. La mayoría están decoloradas.

Carmen Rico, una vecina de la avenida Guasima de Tucupita, admitió que no ha logrado pintar su casa desde hace cuatro años. Su dinero no le alcanza, prioriza la comida y las medicinas «y si sobra», pensará en una sencilla cena de Nochebuena y Navidad.

Loading...
Compartir